¿Cómo desarrollar un verdadero EQUIPO por difícil que parezca?

¿Cómo desarrollar un verdadero EQUIPO por difícil que parezca?

En mi opinión, durante estos 15 años trabajando con diferentes equipos, he aprendido que para lograr desarrollar un equipo de alto desempeño la magia sucede cuando se logra generar un ambiente de creatividad, comunicación fluida y un compromiso genuino en busca de un propósito común.  Se escucha muy sencillo, pero realmente no lo es.

 

Es importante que como lideres de nuestras organizaciones tengamos claro cuál es la diferencia de contar con grupos o equipos de trabajo y para ello empecemos por comprender el concepto de cada uno.

 

Me encantan estas dos definiciones de Equipo que nos dan Katzenbach, Douglas K. Smith:

 

“Es un número de individuos con habilidades complementarias, que se comprometen genuinamente con un propósito común, con unas metas de desempeño claras y por las cuales se hacen mutuamente responsables” (Disciplina de los equipos)

 

” Estar en el mismo barco. Es Cuando las personas trabajan en conjunto en pos de un objetivo común, la confianza y el compromiso le siguen, lo que produce las ricas recompensas de un logro mutuo que son compartidas por todos”, (Artículo, The Discipline of Teams (HBR Bestseller)

 

En cuanto a grupos de trabajo se refiere, la dinámica es muy distinta, sus miembros se reúnen de manera regular, pero solo a compartir conocimiento, pues todos sus esfuerzos se enfocan en cumplir sus metas individuales y acá no existe un propósito común que los movilice.

 

Cuando pensamos en cómo podemos transformar grupos en equipos de alto desempeño, es importante centrarnos en dos palabras claves que son objetivo y propósito. Como lo acabamos de ver, se requiere un propósito con el cual se identifiquen todos los miembros del equipo, que genere motivación y sea el fin inspirador de la estrategia; quiero compartir como ejemplo mi experiencia en Refinancia, donde contamos con un propósito claro que es “devolver la capacidad de soñar a las personas al empoderarlas financieramente” y como este propósito nos conecta a todos como equipo, nos inspira y nos motiva para hacerlo realidad.

 

Construir y consolidar equipos de alto desempeño tiene 3 grandes beneficios que hacen una enorme diferencia:

 

1. Se logran niveles de desempeño mayores que la suma de los mejores desempeños individuales, pues se suman habilidades (de experticia técnica, de resolución de problemas y toma de decisiones, e interpersonales).

 

2.Se consigue que la comunicación fluya de manera crítica, constructiva y empática lo que posibilita la toma de decisiones de manera sencilla, involucrando a todos los miembros.

 

3.Se genera un ambiente de trabajo en el cual se incentiva la comunicación, creatividad e innovación.

 

Pero esa transformación de grupo a equipo no es fácil de lograr. En mi experiencia hay 3 grandes desafíos que se deben superar:

 

1.La dificultad para lograr la comunicación efectiva dentro y fuera del equipo.

 

2.El reto de verbalizar, comunicar y lograr la apropiación del propósito común, así como el compromiso ante metas desafiantes.

 

3.El desafío de propiciar un ambiente que disipe el temor a tomar riesgos e impulse la participación y la creatividad, al mismo tiempo que se mantiene altos los niveles de productividad y cumplimiento de metas.

 

Es por esto, que recomiendo a todos los lideres que toman el gran desafío de desarrollar equipos de alto desempeño tener en cuenta estos tips, los cuales he aprendido a lo largo de mi experiencia y que considero son claves para superar los desafíos y maximizar los beneficios:

 

1.Plantear un propósito común, así como metas claras y promoverlos constantemente.

 

2.Mostrar primero mi propio compromiso, responsabilidad y motivación.

 

3.Estar alerta a todas las oportunidades para incentivar la comunicación tanto de mi como líder hacia el equipo como entre los miembros de este dentro y fuera de la organización.

 

4.Propiciar un ambiente de respeto, creatividad e innovación.

 

5.Celebrar los logros individuales como el trabajo colectivo que refleja la contribución conjunta.

 

6.Mantener constante y detallado control de la meta Vs. la contribución del equipo como un todo, así como del aporte individual.

 

Personalmente he evidenciado que cuando se desarrolla un verdadero equipo, se genera espontáneamente una cultura a la cual las personas querrán pertenecer, “sentirse parte de” lo que activará de manera autónoma el ser más eficiente, compartir tareas y responsabilidades, reducir los niveles de estrés, al mismo tiempo que se mejora el desempeño y la calidad del trabajo, lo que se traduce al final en un aumento de la productividad. Por todas las razones mencionadas anteriormente podemos concluir que desarrollar equipo de alto desempeño en nuestras organizaciones además de un arte es un logro como líderes, porque genera crecimiento y valor a la organización, al mismo tiempo que maximiza el potencial de nuestra gente.

Pague Aquí